jueves, 5 de octubre de 2023

7:00


Mantener la calma en la gran ciudad
cuando aún no ha amanecido
y ya estamos en la procesión de los ojos rojos,
miércoles de legañas y alquitrán
el rodillo es hipoteca,
el ocio un placebo,
los amigos un oasis,
la familia una casa con goteras,
la salud mental un reto,
Siempre nos quedará escribir.

domingo, 27 de noviembre de 2022

el tomate de mi calcetín

El calcetín solitario nunca se quejó
a pesar del agravio.
Aunque nadie se había fijado en su llamativo color, nunca levantó la voz, 
estaba acostumbrado a ser pisoteado.
Ni una palabra, aún siendo el resultado de la cruel industria.
A pesar del olor insoportable de cada día.
Nada. 
Ni siquiera ser un número, dentro de una caja sobre un palet, en un contenedor que viaja miles de kilómetros. 
Nunca un mal gesto, una mala palabra.
Y no fue menos el día que acabo en la basura,por un pequeño agujero invisible. 



miércoles, 16 de noviembre de 2022

vuelta a empezar

Todos los días la misma pregunta,
las bisagras oxidadas,
demasiadas nubes sin agua,
el corsé bien apretado,
las calles vacías, 
hay que madrugar.
Belleza a cuenta gotas
y comida congelada.
Nuestro animal dormido
sobre el colchón del ego. 
Me refugio en tu oasis 
de la epidemia de tristeza.
Un hasta mañana y vuelta a empezar


jueves, 20 de octubre de 2022

23.30

Cuando menos es más.
Es porque tenemos demasiado.
Y de tanto tener, no tenemos nada.

7.30

Voy a comprar un paraguas para olvidar,
igual que olvido las gafas de sol,
igual que lo importante
igual que la composición de las cosas,
los nutrientes, el agua que nos riega,
los huesos que nos soportan,
las puertas abiertas,
los rincones oscuros,
la ignorancia orgullosa,
la individualidad medida 
los espejismos mesianianicos.
Vaya.........
Parece que va a llover

domingo, 16 de octubre de 2022

finales de los 90

Sol frío de octubre, insuficiente para los huesos que añoran agosto.
La mañana de sábado es concierto.
La olla exprés con su silbido ferroviario, anuncia el festival de la pringá.
La lavadora centrífuga con paso firme, 
no hay quien la sujete.
El afilador, banda sonora del ladrillo visto.
Es la hora del vermout, 
introducción, desarrollo y siesta.
Que dan paso a la tarde del tedio,
la pereza, el vacío.
Chándal, frutos secos y fútbol.
Algún adolescente ansioso de libertad y aventura, espera el momento del encuentro.
Mientras en la tele suena a todo volumen, 
la moral marchita del antiguo régimen, 
en forma de clásico de nuestro cine.
Ciudades que son barrios,
barrios que son pueblos.
Personas que viven, sobreviven 
a las necesidades de su tiempo.